miércoles, 18 de julio de 2007

Proyecto de Ley Ritondo

A continuación les dejo el texto del proyecto de ley que tomó estado parlamentario el día de hoy. Esperemos que finalmente el tercero sea como dice el refrán el vencido. Me gustaría que me hagan llegar sus comentarios respecto de este nuevo proyecto. En lo personal creo que es la síntesis perfecta de todas las experiencias recogidas hasta el presente, y lo actuado desde el ámbito de la Dirección General de Aduanas, a partir de la reglamentación del art. 46 de la ley 25.986 y de la implementación del denominado Sistema de Asientos de Alertas.

PROYECTO DE LEY MODIFICATORIO DE LA LEY DE MARCAS

REFORMA A LAS LEYES 22.362 y 25246



El Senado y la Cámara de Diputados, etc...


ARTÍCULO 1º: Modificase el primer párrafo del artículo 31 de la Ley 22.362, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Articulo 31: Será reprimido con prisión de (3) tres meses a 6 (seis) años, pudiendo aplicarse además una multa de $ 25.000 (Pesos Veinticinco mil) a $ 350.000 (Pesos Trescientos Cincuenta Mil):

a) El que falsifique o imite fraudulentamente una marca registrada o una designación;
b) El que use una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;
c) El que ponga en venta o venda una marca registrada o una designación falsificada, fraudulentamente imitada o perteneciente a un tercero sin su autorización;
d) El que ponga en venta, venda o comercialice productos o servicios con marca registrada falsificada o fraudulentamente imitada;
e) El que compre o adquiera a sabiendas y a escala comercial productos y/o servicios con marca registrada falsificada o fraudulentamente imitada;
f) El que utilice una marca registrada para conformar un dominio y/o dirección en Internet que conocía o debía conocer que ella pertenecía a un tercero.

Los montos indicados para la aplicación de multas serán actualizados por el Juez que entienda en el proceso sobre la base de la variación registrada en el Índice de Coeficiente de Estabilización de Referencia (C.E.R.) publicado oficialmente por el Banco Central de la Republica Argentina y/o el índice que lo sustituya en un futuro. La actualización deberá de hacerla el Magistrado al momento del dictado de la sentencia pertinente.”

ARTICULO 2: Se considerarán incursos en la misma infracción que tipifica el art. 31 de la ley 22.362 conforme queda redactado en el artículo anterior, todas aquellas personas que permitan o faciliten la comisión de éste delito autorizando o facilitando de cualquier forma un predio para la comercialización a escala comercial de productos en infracción; es decir, cuando permitan la instalación de numerosos locales comerciales, stands o puestos en el mismo predio constituyendo lo que se conoce como mercados o ferias.

ARTICULO 3: En todos los casos se entenderá conforme lo establecido en el art. 16 del Acuerdo ADPIC que existe una presunción legal iuris tantum que el uso de signos idénticos o similares para bienes o servicios que sean idénticos o similares a aquellos para los que se ha registrado una marca, en el curso de operaciones comerciales, da lugar a confusión, autorizando y justificando la acción penal.

ARTICULO 4: En caso de sociedades regulares o irregulares, la responsabilidad penal que se tipifica en los artículos 1° y 2° de este principal se extiende a todas aquellas personas que tengan directa participación en el ilícito, ya como apoderados, gerentes, administradores o por cualquier otro título, mas allá de la que les competa a los que aparezcan formalmente como sus representantes legales.

ARTICULO 5: Cuando se compruebe que se han utilizado personas distintas a sus verdaderos dueños para formar la voluntad social, a los efectos de disimular la responsabilidad a la que hacen referencia los artículos 1° y 2º de la presente, las multas aquí establecidas serán elevadas al doble, tanto en su mínimo como en su máximo.

ARTICULO 6: Cuando una persona de existencia ideal fuera la beneficiaria económica de las conductas que se tipifican en los arts. 1° y 2° del presente, sus directores, administradores, apoderados y/o socios ilimitadamente responsables responderán solidariamente por las multas impuestas y por los daños y perjuicios que de su accionar se deriven.

ARTICULO 7: En todos los procesos iniciados o en trámite por infracción a la ley 22.362, será obligación desde la primera oportunidad, darle vista a la AFIP, y quedará a criterio de esta última constituirse en parte ad-hoc en el proceso, como auxiliar del Ministerio Público.

ARTICULO 8: Cuando para justificar la responsabilidad en el ilícito, el o los responsables pretendieran utilizar documentación que no correspondiere a los productos falsificados o fraudulentamente imitados, o fabricados o comercializados sin legitimación, en oportunidad de serles requerido cumplimentar la obligación a la que hace referencia el artículo 39º de la ley 22.362, será de aplicación también el artículo 298º bis incorporado al Código Penal de acuerdo a la Ley 24.760.

ARTICULO 9: Se modifica el artículo 25 de la ley 22.362 el que queda redactado de la siguiente manera:

“Artículo 25.- La acción de nulidad prescribe a los diez (10) años, salvo en los supuestos de mala fe en que no rige esta limitación.”

ARTICULO 10: Se modifica el artículo 36 de la ley 22.362 el que queda redactado de la siguiente forma:

“Artículo 36.- El derecho a todo reclamo por vía civil prescribe después de transcurridos cinco (5) años de cometida la infracción o después de un (1) año contado desde el día en que el propietario de la marca tuvo conocimiento del hecho, salvo en los supuestos de que se haya iniciado previamente una acción penal; en cuyo caso la prescripción comenzará a correr cuando esta haya concluido por cualquiera de las vías autorizadas por la ley.”


ARTÍCULO 11: Modificase el artículo 6º de la Ley 25.246, incorporándose como inciso “h” lo siguiente: Delitos relacionados con la infracción al artículo 31º de la Ley de marcas 22.362.

ARTICULO 12: Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.-




FUNDAMENTOS


Señor Presidente:

No escapa al conocimiento de la ciudadanía en general y mucho menos a la de este Cuerpo Legislativo que nuestro país debe dar cumplimiento a lo comprometido en el art. 61 del Acuerdo Internacional sobre Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), cuyas siglas en inglés se reconocen como TRIPs (Trade Related Aspects Of Intellectual Property Rights, si es que pretendemos combatir y terminar con el comercio ilegítimo, cuanto menos en lo que se refiere a la falsificación marcaria.
Resulta claro a esta altura que la República Argentina se encuentra en deuda en este aspecto, pues la ley de marcas cuya última reforma data del año 1980 ha perdido vigencia frente a la gravedad que involucra en la actualidad el delito de falsificación de marcas, que envuelve y moviliza cifras millonarias tanto en lo que hace a nuestro país (se calcula que localmente mueve alrededor de 16.000 millones de pesos), como en el resto del mundo , -se estima entre un 8% y 10% del comercio mundial-, con los perjuicios que ya todos conocemos y se vuelve innecesario a esta altura repetir.
Este suceso que es un fenómeno mundial, experimentó su máxima evolución en los últimos años. Solo para ilustrar en números, en el año 1982 se indicaba que la falsificación marcaria involucraba 5.5 billones de dólares; en el año 1993, esta cifra se elevó a los 200 billones de dólares, y en el año 2003 llegó a los 500 billones de dólares. Hoy obviamente esos montos se han incrementado aún más. Esto llevó a las distintas naciones del mundo a tomar conciencia de la necesidad de tener que readecuar sus legislaciones, conforme surge claramente de lo comprometido en el Acuerdo ADPIC.
En ese norte, es que debemos proveer las herramientas necesarias para que nuestro país cuente con un proceso penal adecuado. Para ello, es imperativo equiparar las penas para el delito de falsificación de marcas a la de los otros delitos que se comprenden dentro de lo que se conoce como piratería. Concretamente, se deben equiparar las penas a las que contempla la ley 11.723 para los supuestos de propiedad intelectual, y lo que sucede con la ley 24.481 en lo que respecta a la falsificación de patentes. No se puede continuar con el absurdo que falsificar un derecho de autor sea mas importante o conlleve una pena mayor a la de falsificar una marca, que por cierto, puede costar vidas humanas, como de hecho ya ha ocurrido con los medicamentos falsos, o puede suceder con repuestos de autos o de aviones, o con cualquier otro producto objetivamente peligroso.
Desde ya que no alcanza solo con la elevación de las penas. Hay que readecuar otras realidades y otras conductas a los tiempos que corren. Comencemos por señalar que hay que tipificar la conducta del comprador de mala fe a escala comercial. Hasta hoy, solo estaba alcanzado por la figura del encubridor. Llegó el momento que se interprete su conducta como un elemento indispensable para la configuración del delito a escala comercial, y se tipifique su accionar para que sirva como un elemento disuasivo importante. No podemos seguir mirando para otro lado como si el comprador no tuviera ninguna responsabilidad en este sentido. Hay que crear conciencia social a este respecto. Los tours de compras que se publicitan a las distintas ferias donde todos saben que se incurre en el comercio ilegítimo y que mueven cifras escalofriantes, dan una muestra cabal de la necesidad de generar un tipo especial para tipificar la conducta del comprador de mercaderías falsificadas a escala comercial, hasta el presente ajeno y ausente del marco regulatorio de la ley 22.362. Téngase en cuenta que en la feria conocida como La Salada verbigracia, sus propios dueños hablan de que se mueven más de $1.200 millones de pesos al año, dinero este que nadie sabe a donde va ni que se hace con él, y que por supuesto esta fuera de la economía formal.
Del otro lado, debemos prestar atención y ocuparnos de la persona del falsificador. Ya no se trata de una pugna entre comerciantes o empresarios, o tan solo de oportunistas, como muchas veces se los pretende hacer aparecer, o personas que se encuentran marginadas del comercio, sino que se deben enfrentar verdaderas organizaciones criminales. Ya hemos tenido una experiencia sumamente desagradable con lo que vimos ha ocurrido con los talleres clandestinos que han costado incluso vidas humanas.
Lo mismo ocurre cuando se pretende poner coto al delito en muchas de las ferias que todos conocen y reflejan los noticieros, donde se comercializan todo tipo de productos en infracción. Un elemento nuevo que incorpora el proyecto en este rumbo, es de tipificar la conducta del propietario de esos grandes predios que posibilitan el desarrollo del delito a gran escala. En la actualidad, la ley de marcas no contempla esta figura. Pero ocurre que muchas veces verdaderas organizaciones criminales son las encargadas de regentear estos sitios donde transcurre el delito, y son las beneficiarias finales del tipo penal.
Por ello es que desde los distintos foros internacionales se pide a los gobiernos que se le de a la lucha contra la falsificación marcaria el mismo trato que se le da a la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el lavado de dinero.
Es justamente esto último lo que ha motivado incorporar una modificación a la ley 25.246 para facultar a la Unidad de Información Financiera la investigación de este delito cuando así lo considere necesario.
Párrafo aparte merece la intervención de la AFIP.
A nadie escapa que los medios con los que cuenta actualmente el Poder Judicial de la Nación son relativamente escasos e insuficientes para llevar adelante investigaciones que impliquen ahondar en el quehacer societario, ámbito éste donde la AFIP puede prestar una colaboración inestimable, de las que ya ha dado sobradas pruebas en tópicos puntuales. Recordemos que uno de los instrumentos a los que mas se recurre para escapar a la responsabilidad que puede generar la infracción marcaria es precisamente la figura societaria, al frente de la cual se pone de rutina personas insolventes que al final del día no son alcanzadas por consecuencia alguna, ni penal ni económica. Por lo demás, la valiosa intervención y colaboración que se presta desde la AFIP y mas puntualmente desde la Aduana en lo que hace a las medidas en frontera, cumpliendo con lo también comprometido en el art. 51 del Acuerdo ADPIC, poniendo limites o impidiendo el ingreso y/o egreso de mercaderías falsificadas, sin duda alguna autoriza que se le de también intervención en el marco de investigaciones en las que contemple mercadería falsificada aún cuando esto ya no suceda en frontera.
Estamos frente a un proyecto moderno, que contempla la realidad actual de un delito que al decir de INTERPOL y el FBI es el delito del siglo XXI. Se recoge el concepto de mala fe que ya ha incorporado la jurisprudencia de nuestros tribunales en lo que hace a no limitar la defensa del titular marcario aún pese al transcurso del tiempo, privilegiando el derecho de propiedad por sobre la negligencia frente a terceros de mala fe.
Finalmente, se incorpora al texto del proyecto una conducta nueva, surgida como consecuencia o a expensas de Internet, cual es el uso de una marca registrada para constituir un dominio de Internet. Esto es totalmente novedoso incluso en la legislación comparada.
En suma, a partir de esta redacción, lo que se pretende, es ofrecer a las partes interesadas y a quienes deben resolver sobre sus consecuencias las herramientas necesarias para enfrentar el flagelo con posibilidades de éxito mas serias que con las que se cuenta en la actualidad. Esperemos haber cumplido con las expectativas puestas a consideración, y completado las lagunas existentes a la fecha.
Por las razones expuestas solicito a mis pares, la aprobación del presente Proyecto de Ley.


4 comentarios:

Damian dijo...

Debo reconocer que estoy emocionado; es la primera vez en mucho tiempo en donde observo una posibilidad concreta de evolución. Ni siquiera hablo de estancamiento, muchos de los actuales proyectos, lejos de emprender la vía del progreso, desvirtúan aún más los principios, provocando el efecto contrario, que es la misma involución.
Considero que este proyecto de ley puede ser una suerte de génesis para revertir una situación que pide a gritos un cambio contundente.
Resulta incontrovertible (y no es necesario ser estudiante de Derecho ni letrado para percatarse de ello) que la legislación actual (respecto al tópico de la falsificación) carece del mínimo sentido común, es más bien estéril, y en definitiva, no se adecua en absoluto a la cada vez más dificultosa realidad que presenta esta temática hoy en día, es simplemente incongruente. Es inadmisible que las “penas” sean inversamente proporcionales a los delitos que se cometen por este grave flagelo.
En cuanto al proyecto “per se”, sostengo que representa un drástico cambio respecto a lo establecido actualmente.
Maquiavelo sostenía que era más seguro e importante ser temido que amado; podrá ser éste un punto discutible, no obstante, creo que es un principio que podría trasladarse a la ley, ya que lógicamente, el hecho de ser consciente de una sanción, va a tender a alejar al sujeto de realizar aquella conducta delictiva. Creo que es uno de los grandes problemas actuales, ya que al no haber penas razonables, no puede existir temor, ya que en definitiva el delito no es reprimido. Esto puede servir para alertar a aquellos que se dedican a estas actividades ilícitas, al menos sabrán que a diferencia del hoy, correrán el riesgo de ser sancionados y exponerse a un grado de inseguridad mayor, que hoy es prácticamente nulo, ¿o acaso una sancion de 150 pesos por falsificar una cartera va a disuadir a alguien?

Dr. Enrique Lisandro Cabo dijo...

Tanto va el cántaro a la fuente...
Aqui vamos con un nuevo proyecto ley para la modificación penal de la 22.362.
Es evidente que Ritondo es, a esta altura, uno de los contadísimos legisladores que ha demostrado una voluntad inclaudicable para, año tras año, mantener su convicción para llevar adelante la modificación.
Ritondo es de los pocos que ha entendido el problema y, desde su lugar, ha dado y da batalla, para que la falsificación comience a tener una ley verdadera.
Damián, con excelente ojo, indica la falta de disuación de la 22.362 actual.
Ni mas ni menos que de ello trata la cuestión.
Fácil de entender. Difícil que se tome conciencia.
Veremos ahora como este nuevo proyecto de ley es acompañado por quienes tienen la obligación de acompañarlo, esto es los profesionales que estamos en la materia, las empresas, damnificadas directas y permanentes en sus arcas, los otros legisladores que no se equiparan por el momento a Ritondo en esta cuestión, el Ministerio Fiscal, y todos aquellos que deben de participar, casi obligadamente, para que este nuevo proyecto se convierta en ley lo mas rápidamente posible.
Aduanas y Afip han hecho una tarea enorme desde el sector público en este aspecto. Su ayuda es inestimable. Pero se necesita la ley. Se necesita irremediablemente para que nosotros podamos utilizarla en la mejor defensa de los derechos de los particulares.
Ahora sí vamos a ver quien de todos aquellos que sostienen en los papeles que es necesaria la modificación empuja de verdad para que ella se convierta en la verdadera reforma.
Ha llegado el momento de observar. De las conductas (de los hechos) de cada uno de los participantes directos o indirectos en esta cuestión, se verá a las claras quienes quieren de verdad que la ley sea modificada y quienes hablan de una manera, pero piensan absolutamente de otra llegado el tiempo de la verdad. Es un buen momento para observar quienes son los verdaderos interesados y a quienes le interesa, por motivos mezquinos y de otro tenor, mantener el status quo actual.
Ya no es posible vender la idea tan arraigada en algunos de que hay que cambiar algo para que nada cambie.
A partir de ahora se verá quienes están de verdad a favor y como se mueven para que el proyecto de ley se convierta en tal y quienes no. Estos últimos, obviamente, serán los opositores al proyecto ya la reforma de la ley, con nombre ya apellido.
Un abrazo a los amigos del blog

Escritorio Jurìdico Andrea & De Leòn dijo...

Ates que nada un Fraternal saludo para el Dr: Roberto Porcel y el Dr: Enrique Lisandro Cabo !En Hora buena!!!,Felicitaciones a todos el Asunto va tomando forma de Ley,ustedes se merecen celebrar este acontecimiento en el Mundo Jurìdico Argentino y con Justicia dentro de poco en el Continente Latinoamericano,como muestra de nuestro agrado por este asunto hemos publicado el dìa de Hoy como una NOTICIA DESTACADA en nuestra Pagina dicho asunto,pues merece ser publicitado suficientemente en toda el Area de nuestra Regiòn.

Cordiales,Saludos !!!

Dr: Gilberto Antonio Andrea Gonzalez
ABOGADO-U.C.A.B.

Anónimo dijo...

Ɗigamos que no estoy completamente de acuerdo con el texto,
perro s� coincido eel contenido en s�.Saluɗos

Fuente ; Pepa