jueves, 22 de junio de 2017

Falsificación de marcas y La Salada

Comparto la participación que tuve ayer en el programa de Eduardo Feinmann que se emite por A24 con motivo de los allanamientos y detención de los responsables de La Salada. Años denunciando los ilícitos que se cometían en estas ferias. Finalmente el momento llegó. Que cambió para que esto sucediera? Sencillamente, decisión política!! Eso corrobora una vez mas lo que tanta veces sostuve, que para erradicar y combatir el fraude marcario, solo hace falta decisión política. Espero que les resulte de interés.

Leer Mas

viernes, 9 de junio de 2017

La Justicia se sigue negociando

Les dejo un artículo publicado hoy en INFOBAE y en EL OJO DIGITAL.En él describo mi percepción sobre la realidad de la Justicia en nuestro país. Espero les resulte de interés. RJ

Leer Mas

sábado, 25 de marzo de 2017

El SOMU se encamina a nuevas elecciones en diciembre



Leer Mas

miércoles, 15 de marzo de 2017

¿SOMU o no SOMU?

Les dejo algunas reflexiones publicadas en INFOBAE sobre lo que acontece en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), uno de los sindicatos mas importantes por la influencia que tiene sobre los ríos y puertos de nuestro país. El accionar de este sindicato impacta en forma directa sobre la economía del país. Quién fuera su Secretario General, Omar "Caballo" Suarez, hoy preso, y el resto de su Comisión Directiva procesados y/o imputados en sendas causas en la Justicia Criminal Federal, utilizaron este sindicato para enriquecerse ilegítimamente, y encarecer y entorpecer el transporte marítimo a partir de prácticas ilegales y extorsivas. Se creyeron los dueños absolutos de los ríos y puertos del país; actuaron con total impunidad y a no dudar, son grandes responsables de lo que sucede con el descontrol que hoy se ve se vive en las vías navegables que son utilizadas por narcotraficantes para ingresar drogas al país. Lo que vemos sucede hoy en Corrientes, en Itatí, no es una casualidad. De hecho Corrientes, era uno de los bastiones de Suarez. De allí la necesidad de normalizar con la mayor celeridad posible este Sindicato hoy intervenido por la Justicia Federal. Sus afiliados reclaman elecciones transparentes y libres, para que quienes resulten las nuevas autoridades trabajen para beneficio del afiliado y no para su beneficio personal como sucedió con Suarez y su acólitos. La actividad reclama un sindicato confiable que respete las reglas y coadyuve al desarrollo de la economía del país. El nuevo Interventor Judicial designado, Alfredo Bertonasco garantiza ese proceso. Es de esperar que antes que finalice el año, el SOMU se encuentre plenamente regularizado y al servicio de sus afiliados. El país lo necesita 
RJ

Leer Mas

sábado, 7 de enero de 2017

El grave problema de la falsificación de vinos

Les dejo un artículo publicado hoy en Infobae, donde vuelvo a tocar el tema de lo que sucede con la falsificación de vinos. Espero les resulte de interés.

Leer Mas

viernes, 6 de enero de 2017

FALSIFICACIÓN: LA HORA DEL VINO

Las organizaciones criminales han descubierto que falsificar vinos se ha convertido en un negocio cada vez mas redituable. Al principio las copias eran muy menores y de muy mala calidad. Pero con el correr del tiempo, se han vuelto cada vez mas sofisticadas y asusta ver el volumen que va adquiriendo el producto espúreo en el mercado. Se copia todo: las etiquetas, los corchos, las cápsulas, y por supuesto se adultera el vino. Cuanto mayor penetración tiene una marca, mas se la falsifica. Ciertamente, estas organizaciones criminales se encuentran muy bien organizadas en lo que hace a su logística. Y naturalmente, cuentan con el auxilio de comerciantes inescrupulosos para su distribución. Como sucede con casi todos los productos que se falsifican, la Justicia no le presta la debida atención. Continúa pensando que la falsificación es un delito menor, sin advertir el peligro y los riesgos que este delito encierra. Particularmente en lo que toca a la falsificación de vinos, si hubiese voluntad de parte de la Justicia de acabar con este flagelo, considero que no debiera de ser tan difícil, ya que no son tantos los posibles proveedores de las materias primas necesarias para la falsificación. Es decir, que con una tarea de inteligencia razonable, se debería descubrir sin dificultad de donde proviene el vino que se adultera, las imprentas que se utilizan, y donde se adquieren cápsulas y corchos. Lo mismo sucede con las empresas de transporte a las que se recurre para distribuir el producto por todo el país. Algo similar se podría argumentar respecto del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Este Organismo es quien tiene bajo su órbita de control todo lo que tenga que ver con la fabricación y comercialización de vinos. Es su obligación controlar que no se comercialice vino adulterado en ningún comercio. Ello de conformidad con lo que dispone el art. 1 de la ley 14.878: “La producción, la industria y el comercio vitivinícola en todo el territorio de la Nación quedan sujetos a las disposiciones de la presente ley general de vinos y de su reglamentación.” De la lectura de la referida ley, se desprenden las facultades de dicho Organismo al respecto:”Los funcionarios a cuyo cargo esté el cumplimiento de la presente ley estarán autorizados para penetrar en cualquier hora en los locales, establecimientos o fábricas y examinar libros y documentos, realizar inventarios, requerir informaciones y extraer muestras de los productos a los que él se refiere, al efecto de su contralor en los lugares de producción en tránsito o en el comercio, pudiendo, si fuera necesario, recabar el auxilio de la fuerza pública y solicitar del juez competente órdenes para allanar domicilios, las que deberán despacharse dentro de las veinticuatro horas, habilitando los días y horas que sean necesarios.” La falsificación de vinos es algo muy serio, pues pone en riesgo la salud de las personas. Por eso la ley de vinos, califica y sanciona en su art. 31 la falsificación de vinos con una pena de prisión que va de tres a diez años. Como se advierte, mucho mas severa que para la falsificación de marcas en general. Sin embargo, insisto, salvo honrosas excepciones que por cierto las hay, la mayoría de los jueces federales a los que les corresponde intervenir no le asignan a las causas la entidad que merecen. A diferencia de lo que sucede con otros productos que se falsifican, donde el consumidor por lo general es encubridor del delito al adquirirlo a sabiendas de lo que consume, en el caso del vino falsificado, el consumidor es claramente un damnificado mas que pone en riesgo muy seriamente su salud. Por ello desde el Estado, debería prestársele mucho mayor atención a este delito. No solo por sus implicancias económicas, que afecta manifiestamente las economías regionales y provoca una elocuente evasión fiscal, sino porque se pone en riesgo la salud de la población. 
RJ

Leer Mas