sábado, 18 de octubre de 2008

Por qué la Justicia Federal para entender en la violación a los derechos de autor?


Una vez me sorprendo al leer en las noticias que para combatir la violación a la ley 11.723 se recurre a la Justicia Federal en lugar de la que corresponde, cual no es otra que la justicia penal ordinaria...
En efecto, informa Infobae.com que la Prefectura acaba de secuestrar unos 75 mil discos compactos y artículos electrónicos por valor de 20 millones de pesos en la megaferia de La Salda; una vez mas La Salada y van ...
Como parte de la investigación, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Carlos Ferreiro Pella, dispuso la realización de diez allanamientos, hechos de manera simultánea en la madrugada del sábado, en los locales de venta de la feria.
La pregunta una vez mas es, porque se denuncia este tipo de ilícito en la justicia federal si todos conocemos que no corresponde?
No me opongo a los procedimientos que pongan fin a la violación de un derecho de propiedad cualquiera sea este, pero ello debe hacerse por las vías que corresponden.
No puede ser que se recurra a la ley de marcas para perseguir la violación a la ley 11.723, y no se reformule la ley 22.362 para combatir la violación a la ley de marcas. SE utiliza el beneficio de la Justicia Federal para perseguir la violación a los derechos intelectuales, pero no se modifican las penas como correspondería para combatir la violación a la ley de marcas. Una lástima que nos hagamos los distraídos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Roberto:
En Argentina, el juego del distraído es algo que beneficia personalmente a muchos de los que lo juegan.
Habría que preguntarse porque algunos colegas asesoran la via Federal para combatir delitos de la 11.723, en lugar de tomarse el trabajo de peticionar enfáticamente la modificación a la 22.362, cosa que no hacen y es mas, en privado se oponen sistemáticamente según nos consta.
Mientras tanto, el juego del distraído de algunos colegas, le sigue costando a las empresas cientos de millones de dólares y a ellos reportándole suculentos honorarios por no hacer nada en el verdadero sentido en que deberían de hacerlo.
Distrae, distrae que yo facturo...
Un abrazo a los amigos del blog.

Dr. Enrique Lisandro Cabo.

El Manosanta dijo...

Dr Porcel, la salada genera mas empleo que las empresas que la ley ampara. Todos los ciudadanos respetariamos la ley si protegiera a todos y cada uno en lugar de proteger el status quo e impedir el ingreso de nuevos emprendedores. Usted es muy parcial a favor de las empresas a las q representa y aconseja, omite en su relato a las miles de familias que viven de la economia "salada", familias q no tienen oportunidad para planteos morales acerca de la falsificacion de marcas. Con el nivel actual de los salarios el trabajo en blanco es trabajo esclavo. En la encrucijada entre ser empleado con salarios miseros en una textil q cose para Nike, o comercializar Nikes falsas en la salada, muchos compatriotas elijen un camino desgraciadamente riesgoso pero menos asesino de su dignidad como seres humanos

El Manosanta dijo...

Atentos saludos

Roberto Porcel dijo...

Estimado manosanta,
Lamentablemente no puedo compartir su pensamiento pués soy de aquellos que creen que el fin no justifica los medios.
Vivimos en un estado de derecho donde se respeta o debiera hacer respetar la propiedad privada y el derecho de los demás. Luego, no son válidas las excusas para no respetar o violar la ley; mucho menos so pretexto que a patir de la violación de la ley se generan empleos. Por lo demás, el argumento es falso. Le podría citar ejemplos de casos en los que me ha tocado intervenir en los que los involucrados han recompuesto su actividad ilegal, y en lugar de continuar falsificando marcas se han dedicado a desarrollar su propia marca, y por cierto les ha ido muy bien. Incluso han debido contratar mas gente para llevar adelante su nuevo emprendimiento.
De todas maneras, también debo destacar que una cosa es ser un "emprendedor", y otra muy distinta es violar la ley y la propiedad privada de un tercero. Con su argumento, usted podría justificar el narcotráfico, o el tráfico de armas, o las bandas de piratas del asfalto, porque generarían "trabajo" y de su economía podrían vivir todos los allegados al delito. Absurdo e inaceptable.
No soy parcial en mi exposición sino que ajusto mi pensamiento a derecho y a lo que prescribe la ley.
Para concluir, permítame manifestarle que también combato el trabajo esclavo y asi lo he expuesto incluso en este blog, denunciando a las empresas que se aprovechan de su personal. Pero lo frecuente no es esto, sino contrariamente encontrar trabajo esclavo en las organizaciones criminales que precisamente se dedican a la falsificación de marcas.
Soy un defensor del estado de derecho, de la propiedad privada y un convencido que la ley está hecha para ser respetada. Quién la infringe debe ser sancionado.
De todas maneras, y mas allá de la diferencia de pensamientos, agradezco su participación en el blog.
RJ

Anónimo dijo...

El Manosanta: Llamativamente el mismo nombre que utilizaba el maravilloso Alberto Olmedo, desgraciadamente extinto hace años, para caracterizar a una raza particular de argentinos. Aquellos que recurren a cualquier medio para salirse con la suya, aprovechar la buena fe de la gente bajo una apariencia pseudo religiosa y ganar dinero siempre por "afuera", con calidad simulada y sin importarle el daño al otro.
Su mismo razonamiento es el que utiliza el narcotráfico en Colombia para vender droga al mundo. La generación de "fuentes de trabajo" de un pueblo hambreado o empobrecido por su clase política. Desde cuando se genera trabajo y se lleva a un mejor stándard de vida a la gente haciéndola delinquir? Porque no sugiere que se legalicen los robos, los secuestros y cualquiera de todas las calamidades fuera de la ley para que la gente tenga mejores ingresos?
Respetar la ley, estimado Manosanta, no es una elección. Es una obligación. Yo soy absolutamente parcial en ese sentido. Elijo siempre el respeto de la ley. Jamás la violación de ella. Luego podemos discutir sobre la ley y su perfeccionamiento, sobre como generar riqueza y hacer que la gente tenga acceso a mejores trabajos. Pero jamás sobre la violación de la ley. Desde cuando "La Salada" produce una economía?
De que economia habla Ud.?
La Salada precisamente no es un ejemplo, en general, a seguir. Y menos económico. Basta con preguntarle al Director de Rentas de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Montoya.
Le recuerdo, estimado Manosanta, que la ley no es una cuestión moral. La moral no tiene nada que ver con el sistema legal. Le recomiendo leer la Constitución Nacional en su artículo 19.
La "encrucijada" que Ud. plantea radica entre ser un delincuente o una persona de bien. No puedo entender como quiere dignificar a la gente llevándola como Ud. dice por un camino riesgoso y delictivo.
Que entiende Ud. por dignificación?
Si quiere dignificación para los compatriotas, luche por mejores condiciones de trabajo, luche por la generación de mayor riqueza, luche por mejor acceso a la educación. Luche por una Nación que lleve a una vida digna a sus habitantes, no por la opción del Manosanta que, como muchas otras, nos ha llevado a ser lo que somos.
Un abrazo a todos los amigos del blog.
Dr. Enrique Lisandro Cabo

El Manosanta dijo...

Dr Porcel, le agradezco la creacion de este espacio. Debo responderle a su socio el Dr Cabo: el pueblo no esta empobrecido por la clase politica, sino por las corporaciones q mantienen a la clase politica para legitimar su accionar destructor de las vidas de seres humanos. La clase politica es traidora del pueblo pero no es tirana. La tirania es de las corporaciones que contratan sus servicios, que promueven una ley de marcas mas estricta, con la intervencion de la justicia penal. Yo le pregunto a los expertos en el tema, què necesidad tenemos los seres humanos, los hombres, mujeres y niños, de ver a un hermano, hermana, encarcelada por duplicar un cd o vender un cd duplicado por otro? què necesidad de llenar las carceles con gente que hoy se levanta cada mañana y busca su sustento como cada quien? La ley que usted venera no sera aceptada por los hombres cuando pase por encima de ellos. Se equivoca en su interpretacion, no argumento que cualquier medio sea valido para que un individuo tenga mayores ingresos. De hecho ese es el accionar del sector corporativo, que persigue la renta a cualquier precio alimentando la hoguera con seres humanos. Lo que practico y predico es que los seres humanos no nos dañemos entre nosotros, sino que nos amemos. La venta de cds o textiles con un bordado Nike ilegitimo no destruira a los seres humanos y no quiero ver a mis hermanos en la carcel por esa actividad. Ir por "afuera" es ejercer la soberania y rechazar ser subdito del corporativismo que mantiene la Ley actual. El espiritu de la constitucion de Alberdi es libertario, desestimando la intervencion del estado a traves de la ley y depositando la regulacion en el mercado. La economia "Salada" que usted desconoce es justamente eso, un mercado, una feria, donde cada actor tiene algo para ofrecer y sus voluntades se autoregulan. Lo invitamos a que intente conseguir la concesion para un puesto. Si no le interesa falsificar marcas quizas prefiera hacer asado y empanadas, como lo hacen muchas familias. Quizas miembros de su familia hayan sido enviados por corporaciones como repsol o motorola o toyota a capacitarse a brasil, usa, japon, españa, a extraer recursos naturales, a brindar servicios en africa o medio oriente. Si recorre la salada encontrarà 3 generaciones de una misma familia trabajando en el mismo puesto de hamburguesas. Quizas a usted no le interese este emprendimiento pero seguramente cruzara por su mente el nombre de algun colega que bien se beneficiaria empezando de nuevo. Este es el espiritu emprendedor: comprar una docena de facturas con 5 pesos y salir ambulante y venderla por 10 pesos y volver a reinvertir en dos docenas. Una familia de costureros extranjeros q pone un puesto por 200 pesos no tiene los medios para alquilar un local en flores o en el once y sin embargo tienen derecho a competir. Los costos de entrada previstos en la ley son excesivos para las seres humanos. Que haya algunos q puedan pagarlo no es argumento valido, solo prueba que la ley esta hecha por y para este grupo. Las marcas no son victimas, le propongo que para hacer crecer a esta tierra nos focalizemos en los temas clave, en la participacion de todos nuestros hombres y mujeres y niños en forma independiente y soberana y no en "relacion de dependencia" de una corporacion o de un estado a traves de planes sociales. La gente que yo conozco en la salada està renaciendo, tiene ganas de trabajar, de no recibir ayuda de nadie, no dañar a otros seres humanos y por supuesto de no ir a la carcel con la ley de marcas q usted promueve.

Roberto Porcel dijo...

Manosanta,
Una vez mas me veo imposibilitado de poder coincidir con su pensamiento.
Evidentemente usted no respeta el derecho de propiedad y descalifica el estado de derecho.
Tampoco me da la sensación tiene muy en claro que la ley 11.723 no es lo mismo que la ley 22.362.
No es lo mismo duplicar CDs que falsificar un producto. Tampoco son iguales las consecuencias.
Yo pregunto, que necesidad hay de pretender tener lo que no se tiene, -engañando a propios y extraños-, o de falsificar la propiedad de otro?
Es que acaso eso puede hacer mas feliz a alguien, mas állá de aquel que lucra con ello?
Porque no se puede confeccionar una remera sin necesidad de vulnerar la propiedad de un tercero o violar la ley?
Ir "por afuera"como usted señala es simplemente violar la ley y desconocer el estado de derecho.
Decididamente no coincido con usted. Paradójicamente la economía salada que usted tanto defiende pretende ser precisamente una corporación como las que usted tanto detesta.
Para finalizar le sugeriría volver a leer la Constitución y mas concretamente a Alberdi; se sorprenderá lo lejos que está su espíritu del pensamiento que usted expone y propone.
Cordialmente,
RJ

Anónimo dijo...

El Manosanta:
Debo de confesar que a duras penas pude terminar de leer su comentario ya que mis ojos, empapados de lágrimas, apenas podían observar la pantalla de mi notebook. Cuanta emoción...cuanta emoción...
Tengo que reconocer que casi no soporto que se cite a Alberdi sin haberlo leído - y en caso de haberlo hecho -, cuanto menos interpretado.
Decía el extraordinario Alberdi: "El Gobierno es una necesidad de civilización, porque es instituido para dar a cada gobernado la seguridad de su vida y de su propiedad. Esta seguridad se llama y es la libertad."
Dicho esto entonces, -por Alberdi y no desgraciadamente por mí -, podrá Usted observar que el derecho de propiedad al igual que la seguridad de la vida de las personas se encuentran en lo mas alto de la pirámide social.
Usted, mi estimado blogger, confunde derechos con declamación política. Confunde tiranía que es ni mas ni menos que el gobierno ejercido por un tirano con traición que es el quebranto de la fidelidad o lealtad que se debe de guardar o tener.
Confunde, de buena fe, gobiernos con corporaciones.
Imputa a unos y a otros cosas parciales que, como todas verdades a medias solo terminan siendo mentiras.
Créame, y se lo digo de lo mas profundo de mis sentimientos, lejos está de mi defender o atacar a las corporaciones. Ellas se defienden solas. No necesitan de mi para hacerlo.
Pero distinto es el caso del derecho de propiedad.
Ese derecho, sea suyo, mio o de cualquier ciudadano que habite el territorio argentino estoy dispuesto a defenderlo con todos los medios a mi alcance.
Pero lea bien, mi a esta altura estimado Manosanta: El derecho de propiedad dije. No el derecho de apropiación.
Imagino que podrá advertir alguien con tan fino sentido de las diferencias como Usted la divisoria de aguas que existe entre una palabra y la otra.
La propiedad de una marca, la propiedad de un automotor, la propiedad de las facturas, empanadas o asados de vendedores de la salada es tan sagrada como cualquier derecho de propiedad reconocido por la ley.
O acaso a Ud., mi estimado y a esta altura ya muy querido Manosanta se le ocurriría robarles las empanadas, las facturas o los asados a la gente de la Salada que vive de ello?
Porque la injusticia que Ud. cometería violando ese derecho de propiedad es la misma que se comete cuando se viola cualquier derecho de propiedad.
Que le hace pensar a Ud. que tiene derecho a discriminar cuales derechos de propiedad son de su agrado y cuales no?
El atenimiento a la ley es la proa que debe de observarse para que la civilización no se vuelva la barbarie. Para que Ud. y yo podamos estar haciendo este ejercicio intelectual sin matarnos a diez pasos de distancia, revolver de por medio, para ver quien prevalece en su razonamiento.
Siempre he respetado y respeto profundamente a quien gana su dinero con su trabajo honesto de todos los días. Como lo hago yo, como lo hicieron mis padres, mis abuelos y seguramente los suyos.
Pero a diferencia suya, yo quiero educación, quiero justicia, quiero la ley funcionando tanto para el que fabrica una remera falsa como para el que falsifica cientos de miles violando el derecho de propiedad de otro y enriqueciéndose a sus expensas y también suyas y mías.
Porque el dinero, el destino de los cientos de millones de la falsificación, financian terrorismo, corrupción política, etc. etc. (Lo invito a que lea los efectos de la falsificación en nuestra página a la cual lo noto afecto).
Es necesario conocer, a esta altura mi queridísimo Manosanta, el tema sobre el que se habla, y me da la impresión que Ud., mas allá de sus buenas intenciones que descarto, no conoce demasiado sobre esto. Pero nunca es tarde. Lea, aprenda y si gusta, podremos siempre conversar largamente y ver que conocimiento de las cosas obtenemos el uno del otro.
Después de todo, es el conocimiento lo que nos hace libres. No el mercado, ni la libertad del mismo como Ud. sostiene.
La libertad del mercado, en su máxima expresión y resultados que Ud. defiende tiene sus resultados a la vista en cada día de los que corren por el mundo.
La desrregulación absoluta ha llevado a quebrar un sistema global y traera hambre a millones.
Ud, Manosanta, debo de reconocerlo, es el mayor capitalista que he conocido a lo largo de mi vida. No tengo nada contra el capitalismo. Por el contrario, creo que de los sistemas económicos, y a pesar de todos sus errores y a veces horrores, sigue siendo el mejor.
Pero no llego a su extremo de capitalismo. Ud. hace parecer a los Estados Unidos como la ex URSS.
Respeto a la propiedad y a la vida de las personas y su seguridad. Dos pilares de Alberdi.
Enfóquese en eso, y no me vuelva a hacer llorar, que ya estoy grande para estas cosas.
Un abrazo a los amigos del blog.
Dr. Enrique Lisandro Cabo.

El Manosanta dijo...

cita: "Yo pregunto, que necesidad hay de pretender tener lo que no se tiene, -engañando a propios y extraños-, o de falsificar la propiedad de otro?
Es que acaso eso puede hacer mas feliz a alguien, mas állá de aquel que lucra con ello?
Porque no se puede confeccionar una remera sin necesidad de vulnerar la propiedad de un tercero o violar la ley?"

Permitame responderle. No nos confundamos respecto al supuesto "engaño". Desconoce al consumidor de productos ilegitimos o falsificados quien argumenta que el comerciante lo engaña al ofrecerle un producto que pretende ser algo que no es. Eso puede ser el caso en el rubro medicamentos y algun otro. Yo respondo por el rubro textil, calzado, cds y dvd que se comercializan en la feria salada y en las muchas ferias del estilo en cada localidad de nuestra querida america. Los productos "simil" no pretenden ser vendidos como original, del cual difieren en numerosos aspectos que el consumidor conoce y examina. El simil pretende satisfacer la voracidad por las marcas de un consumidor cuyo poder de compra no le permite pagar los precios de las marcas. La necesidad de pretender tener algo que no se tiene no es del comerciante sino del consumidor, y es creada por las propias marcas al fortalecer la imagen de la marca e irrumpir en cada espacio cotidiano a traves de la publicidad. Contribuye a esta necesidad en el consumidor la escacez de alternativas: los retailers a traves de los cuales las grandes corporaciones distribuyen sus productos de marca eliminan la diversidad saturando la oferta con inmensas cantidades de los productos publicitados. El consumidor permeable a la publicidad tiene la necesidad de ese producto q abunda en el espacio publico (tv, grafica, mural, gondolas) y que satisface su necesidad de inclusion en la sociedad de consumo. Como en esta economia monetaria de escacez los medios del consumidor son limitados, un gran numero de receptores encontrarà prohibitivos los precios a los q se ofrecen las mercaderias legitimas y buscara satisfacer su necesidad de inclusion adquiriendo sìmiles de los productos top. El consumidor sabe que compra un simil pero pretende que ese simil le darà la misma inclusion que el original que no puede pagar. Asi como los bancos centrales protegen sus papeles con sellos de autenticidad, los productos top se protegen de posibles falsificadores con numerosos sellos de autenticidad en cada articulo. Desconoce Ud al consumidor si pretende que este no distingue entre un original y un simil. El consumidor recorre la prenda en busca de los sellos, los cuenta, busca los que faltan, se sorprende de la calidad de la copia, felicita complice al falsificador que ha logrado con un buen simil reducir su umbral de inclusion y aumentar su poder de compra. Esta es mi experiencia en el "mostrador" y concuerda con los resultados de estudios de mercado en distintos rubros en todos los paises, desde canada a suecia y francia, usa, españa: el consumidor lejos de sentirse engañado por el comerciante, se siente leal a este, y accepta que obraria de la misma forma en el futuro, aun sabiendo que su accionar es contrario a la ley. Por eso vuelvo a lo que expuse en comentarios anteriores: si la ley en su afan de proteger a unos pocos se pone al consumidor en su contra, la ley sera burlada por un alto porcentaje de acotres si existiera la oportunidad, y siempre existe. Las marcas estudian còmo aumentar su presencia en la psiquis del consumidor e influir en su conduca. Como resultado los consumidores persiguen la marca a cualquier precio, incluso la ilegalidad. Es un proceso que busca degradar al consumidor lo suficiente para que consuma irracionalmente, y que tiene como consecuencia que el consumidor degradado se conforma con similes con tal de satisfacer su voracidad de consumo y de inclusion. Aqui quien aumenta su felicidad no es quien lucra sino quien consume. Por el contrario el comerciante preferiria un consumidor sensato, que atienda a la calidad y la originalidad. De esta forma podria comercializar productos autenticos, originales, legitimos, incluso podria elaborar su propia mercaderia, al estilo de la clase artesana en las ciudades incipientes de la epoca feudal. Pero lamentablemente en el escenario actual la falta de acceso a la publicidad y la solidificacion de la imagen de marca reducen la competitividad de quien asi obrara. Lamentablemente el comerciante se arriesga a violar la ley porque es actor en un escenario donde el consumidor persigue viciosamente un determinado producto. Usted propone hacer una remera con diseño original y competir contra Nike o hacer una cancion con percusion original y competir contra Madonna. Yo coincido en que ese seria un mundo lleno de diversidad y alternativas y que me encantaria vivir en èl. Sin embargo el consumidor busca Nike y Madonna porque generan inclusion y porque las corporaciones para comerciar y distribuir con mayor rentabilidad e impedir el ingreso de futuros competidores le han generado al consumidor el habito (vicio) de consumir Nike y Madonna. Usted menciona casos en que falsificadores aumentaron su rentabilidad al jugar por "adentro". No niego que existan clusters de "Diseño" donde se venden a un alto precio productos originales, generando rentas saludables para el comerciante. En el mercado hay una demanda de estos productos caros y exclusivos, y estos "diseñadores artesanales" la satisfacen. Pero no pretendamos que lucran con el mismo consumidor. La demanda de articulos simil de marcas (especialmente deportivas) surge de un mercado de consumidores degradados por las mismas marcas. Si yo cubro mis gastos y mantengo a mi familia facturando 2000 pesos, puedo vender 100 simil de 20 pesos o 10 diseños exclusivos de 200 pesos. La realidad de nuestro pais y mi experiencia en el rubro son elocuentes: està lleno de consumidores con un poder de compra de 20 pesos y una necesidad creada por el futbol de comprar Nike y Adidas. Su iniciativa de aumentar las penas me parece superficial y ciega de una realidad que deberia revertirse con la educacion del consumidor y la reduccion dramatica de la publicidad en espacios publicos fisicos y virtuales. Los comerciantes textiles y de calzado esperamos ansiosamente que las nuevas generaciones de consumidores valoren la confeccion manual y responsable. En el escenario actual satisfacemos la demanda del consumidor actual. Saludos cordiales.

Roberto Porcel dijo...

Manosanta,
No quiero extenderme pues es muy difícil discutir o intercambiar ideas por la vía del absurdo.
No vivimos en Ciudad Gótica ni estamos gobernados por el Pinguino, valga la paradoja.

Usted dice textualmente: "La necesidad de pretender tener algo que no se tiene no es del comerciante sino del consumidor, y es creada por las propias marcas al fortalecer la imagen de la marca e irrumpir en cada espacio cotidiano a través de la publicidad". Lo que no aclara usted Manosanta, es que quién ejerce de manera ilegítima el comercio es quién se beneficia entonces a expensas de las marcas, usufructuando por un lado la publicidad y fortalecimiento de la marca, y por el otro la supuesta "necesidad" del consumidor.

Usted dice textualmente: "Desconoce al consumidor de productos ilegítimos o falsificados quien argumenta que el comerciante lo engaña al ofrecerle un producto que pretende ser algo que no es. Eso puede ser el caso en el rubro medicamentos y algun otro". Permitame decirle Manosanta que en ferias como las que usted señala se venden sin ningún miramiento medicamentos y alimentos ilegítimos. Esto que usted menciona tan a la ligera, atenta contra la salud de la población y puede incluso costar la vida de personas. Pero obviamente para usted esto no tiene ninguna importancia en función del "negocio".

Usted dice textualmente:"El consumidor recorre la prenda en busca de los sellos, los cuenta, busca los que faltan, se sorprende de la calidad de la copia, felicita cómplice al falsificador..." Manosanta, a confesión de parte relevo de prueba. Usted mismo destaca que en esas ferias, comprador y comerciante son cómplices de un delito. Está el "falsificador"y su encubridor. Reitero, no voy a discutir por la vía del absurdo; ni tampoco vivo ni quiero vivir en Ciudad Gótica.

Me resulta imposible comulgar con sus excusas "de mostrador" y mucho menos compartirlas. Usted dice: "el consumidor lejos de sentirse engañado por el comerciante, se siente leal a este, y acepta que obraría de la misma forma en el futuro, aún sabiendo que su accionar es contrario a la ley".


Obviamente estamos en veredas bien contrarias; soy hombre de derecho y como tal auxiliar de la justicia. Estoy del lado de la ley, de los que trabajan decentemente y de los que respetan la propiedad privada.
Usted obviamente, de la vereda de enfrente. Y no pretenda que lo hace en beneficio de aquellos que pretenden formar parte de un grupo al que no pueden acceder, y por ello optan por violar la ley. Simplemente lo hace en beneficio propio aprovechándose justamente de la "necesidad" de aquellos a quién dice "defender".

Permítame dar por terminado éste encuentro pues no creo que sea beneficioso ni constructivo para nadie participar de un intercambio que tomó el rumbo de la vía del absurdo en pos de sostener y justificar conductas ilegítimas. Atentamente,
RJ

El Manosanta dijo...

Don Quique, me alegro de haberlo emocionado. La Libertad, asi como la Ley, no son mas que una abstraccion moderna. La emocion es lo que nos hace hombres, capaces de entendernos los unos a los otros. Lamento que usted piense que de no mediar la ley estariemos todos a punta de revolver. Ese y otros mitos han sido instituidos con el fin de sembrar el miedo y aceptar injusticias, cerrar alternativas y poner trabas al conocimiento. Como Ud disfruta del conocimiento esta vez lo invito a consultar las investigaciones de Marshall Sahlins (http://es.wikipedia.org/wiki/Marshall_Sahlins) en especial "Economia de la edad de piedra"
(http://books.google.com.ar/books?hl=es&id=_qPSLy9564cC&dq=the+original+affluent+society%22&printsec=frontcover&source=web&ots=4Mv8O914b4&sig=MITxBW90M0wIiK-v_lOwrdytPkU&sa=X&oi=book_result&resnum=5&ct=result#PPR9,M1).

El conocimiento es lo que nos hace libres. Por eso lo invitaba a frecuentar nuestro ambiente y participar (incluso lucrar) con unas empanaditas patrioticas. En mi vida conoci mucha gente de leyes y con gusto expongo a ellos mis ideas. No sea cosa que vayan a legislar sin conocer en carne propia, sin experimentar aquello que pretende regular. Aqui no tenemos yates ni esmeraldas; no nos importa cuantos millones diga el sr Montoya que evadimos este año. Yo quiero mas educacion, mas educacion entre semejantes, mas participacion, mas coolaboracion. La educacion es una responsabilidad de todos y no del Estado. Por eso con gusto participo y aporto en este blog (al que estoy subscripto y me llega un mail cada vez que se actualiza), con gusto invierto aqui mi energia porque todo esfuerzo para comunicarnos no puede mas que repercutir favorablemente en la comunidad.

Usted quiere defender con todos los medios a su alcance el derecho a la propiedad. Yo quiero defender a las personas. No se me ocurre nada contra los derechos, pero no pierdo de vista que son una abstraccion. Las personas son mis hermanos y hermanas, me comunico con ellos, nos mueve una voluntad de entendernos. En un mercado entiendo la voluntad de quien compra y entiendo la voluntad de quien vende. Nos entendemos sin revolveres. En cambio hay entrometidos que inclinan la balanza, y ese es quien regula. Usted dice "la desrregulación absoluta ha llevado a quebrar un sistema global y traera hambre a millones." Otro mito que se repite sin cesar por estos dias. El hambre y la recesion la trae el corporativismo de la administracion Bush, que con su regulacion privatiza las ganancias y socializa las perdidas. En un sistema desregulado los contribuyentes no son obligados a absorver los pasivos de quien invirtiò y perdiò. Un mercado es un sistema de confianza, quien especula y no es confiable debe desaparecer y una crisis como la actual cumple esa funcion saludable de eliminar a quien es peligroso para la comunidad. Una crisis de confianza (confianza = credito) como la actual debe profundizarse al extremo de que los negocios sean sustentables y no puramente especulativos. Ningun salvataje es saludable para los hermanos y hermanas en las ferias y mercados. Nosotros vamos a sobrevivir esta crisis sin hambre porque ya hacemos un trabajo enteramente sustentable, sin creditos, con pago al contado, sin especulacion, satisfaciendo la demanda. No hay lugar para jugar con la confianza de la gente ni para salvar al traidor. Por otro lado le recuerdo que fue la regulacion la que autorizò a los bancos a mantener una relacion de depositos de 10:1, a crear deuda, a comerciar riqueza que solo existia si todo el mundo actuaba como si existiera. Sin regulacion no habria Reserva Federal, y ningun banco tendria el poder de emitir y crear deuda mas allà de lo que guardara en sus cofres. Visitenos cuando quiera. Atte

Anónimo dijo...

El Manosanta:
Ante todo le agradezco su alegría por mi emoción. No es fácil lograrlo en mi caso.
Debo de confesar a esta altura que cada vez me produce mayor sorpresa intelectual sus conocimientos.
Es mas, en este nivel estoy descubriendo que es Ud. un anarquista Spenceriano, no poca cosa por cierto.
Es verdad que disfruto del conocimiento y le agradezco semejante elogio.
No obstante, y por una cuestión de honestidad intelectual, me veo en la obligación de manifestarle que jamás leo Wikipedia, ya que los errores y los problemas de desconocimiento en los que incurre dicho portal me vuelven totalmente escéptico ante el mismo.
Sin embargo, y mas allá de ello, coincido ampliamente con Ud. en que el conocimiento nos hace libres. Recomiendo en este sentido leer a Bertrand Russell, Schompenhauer, Kiergegaard, o bien a brillantes argentinos como el extraordinario Lisandro de la Torre o José Ingenieros, solo para citar algunos de ellos y poder conocer sus opiniones sobre libertad, mercado, economía, y, si hasta le interesa, religión.
En otro orden de cosas, es absolutamente cierto lo que Ud. sostiene respecto a la construcción intelectual de la libertad o el derecho.
Es, ni mas ni menos, que lo que diferencia al hombre de los animales e insisto, lo que nos permite vivir de una manera civilizada, lo mas lejos posible de matarnos los unos a los otros y de resolver conflictos de manera pacífica en general.
Mi estimado, como Ud. sabe, todo el mundo humano se apoya y se basa en abstracciones.
La conciencia sobre la propia existencia y luego la regulación de la misma, es algo propio de la raza humana, y absolutamente ajeno, hasta el día de la fecha a cualquier otra raza conocida en el universo.
Pero no quiero entrar en un nivel de conversación tan alto, ya que me llevaría horas y no se cuantas páginas poder explicarle mis ideas al respecto.
Desde ya agradezco enormemente la invitación que me ha hecho y la hago mía. No faltará oportunidad de encontrarnos personalmente y conversar, empanadas de por medio, sobre temas como los que se han tocado por ahora casi superficialmente aquí.
Gracias por su intercambio y por llamarme Don, símbolo de respeto que valoro enormemente.

Un abrazo a los amigos del blog.

Dr. Enrique Lisandro Cabo.

Roberto Porcel dijo...

Agradezco a ambos la participación y el intercambio de ideas sobre el tópico.
Sobre todo por lo encontrada de las posturas que da la posibilidad cierta de ver uno y otro extremo; aunque a mi entender no aporte en lo que hace a la formación de un criterio jurídico, por lo que ya expuse antes de ahora, de discutir por la vía del absurdo.
De todas maneras muchas gracias por la intervención.
Aprovecho para saludar a todos los amigos del blog,
RJ

El Manosanta dijo...

se usan prefijos inmutables como dr, gral, lic u otros q se obtienen con examenes o nombramientos. Prefiero amigo o don, que se obtienen por la obra total de la persona en todos sus aspectos. No le sorprenda q cualquier hombre de estas tierras, incluso en la salada, llegue a spencer, russell o Schompenhauer...Borges abre muchas puertas en la mente y en la biblioteca. Un hombre de buena voluntad no busca seguir los pasos de sus maestros, sino buscar lo que ellos buscaron. A los hombres no nos van los denominativos "capitalista", "delincuente" o "anarquista spenceriano", somos quien juega a pensar sin ser engañado por configuraciones mentales. Coincido en no reivindicar la chatura de wikipedia, pero no encontre originales online en español sobre la obra de sahlins, le acerque links a originales en ingles y a una reseña pobre de la enciclopedia. En cuanto a la civilizacion, no me asusta reconocer en mi a la bestia q ha desarrollado una conciencia de si mismo, al mamifero que ha aprendido entre los hombres a respetar y compartir con los demás seres del cosmos y de la naturaleza. Les obsequio a los amigos del blog un breve experimento con la verdad:

“Un día Chuang-tzú y un amigo estaban caminando por la orilla de un río. ‘Qué deliciosamente gozan los peces en el agua!’, exclamó Chuang-tzú. ‘Tú no eres un pez’, dijo su amigo, ‘cómo sabes si lo peces están gozando o no?’. ‘Tú no eres yo’, respondió Chuang.tzú, ‘cómo sabes que no sé que los peces están gozando?”